El Brexit puede ser una gran oportunidad para (algunas) universidades españolas y portuguesas, pero hay que (saber) aprovecharla. 

Tras el voto del Reino Unido en 2016 para abandonar la UE o Brexit han surgido interesantes oportunidades en el sector estudiantil europeo, especialmente para las universidades y escuelas de negocios de la UE que ofrecen Licenciaturas y Másteres impartidos en inglés.

Sigue habiendo incertidumbre sobre el tratamiento de los estudiantes de la UE en términos de inmigración y matrículas. Es muy probable que las tasas de matrícula en el Reino Unido para las Licenciaturas universitarias aumenten hasta las actuales de los países no comunitarios (en lugar de unas 8.000-9.000 £, muchos estudiantes de primer año pagarán entre 15.000 y 30.000 £). Por lo tanto, la relación coste-beneficio de estudiar en el Reino Unido será menos atractiva para estos estudiantes, con la excepción de las escuelas de primera categoría como Oxbridge y LSE.

Además, el Reino Unido ha decidido abandonar también el exitoso programa de intercambio ERASMUS. España y Portugal se convertirán así en destinos Erasmus aún más atractivos de lo que son actualmente.

Los estudiantes de la UE que estudian en el Reino Unido representaron el 6% de todos los estudiantes en 2018/19. Se espera que esta cifra se reduzca en más de un 50%, lo que abre nuevas oportunidades para las universidades españolas y portuguesas.

Excelentes talentos STEM se gradúan cada año de las “Politécnicas” españolas y portuguesas, pero estos perfiles suelen tener que emigrar para encontrar buenas ofertas de trabajo. Con la llegada de la revolución del teletrabajo, algunas empresas del Benelux ya están considerando emplear a algunos GRANDES talentos STEM para trabajar a distancia (lo que ya era una práctica común para las operaciones de nearshoring y back-office).

Sin embargo, hay un gran PERO: no todas las universidades ofrecen Licenciaturas y/o Masters impartidos en inglés. Las universidades privadas están mucho mejor preparadas para esta tarea (escuelas como IE University, Esade, Deusto y especialmente las escuelas privadas de Lisboa).

Y las instituciones ibéricas no son muy buenas para darse a conocer. Deberían intensificar sus esfuerzos de venta y promoción, pues de lo contrario las instituciones holandesas, danesas, suizas, francesas, alemanas, y de otros países europeos podrán atraer a los mejores estudiantes y a los mejores profesores.

Por último, pero no menos importante, más estudiantes extranjeros significa más residencias, más gasto local en bares, supermercados, etc., más viajes nacionales y un ambiente mucho más animado y dinámico.