Benelux

Benelux

El Benelux aglutina los reinos de Bélgica y Países Bajos y el Gran Ducado de Luxemburgo, incorporando en el acrónimo los nombres de los tres países (Belgique/België, Nederland, Luxembourg).

El Benelux se fundó el 5 de septiembre de 1944, cuando los gobiernos de los tres países firmaron un acuerdo de unión aduanera que se hizo efectivo el 1 de enero de 1948. Una serie de acuerdos llevó a la Unión Económica del Benelux.

Desde el comienzo del EEE, el dominio económico del Benelux dio pie a una mayor cooperación política en una mayor variedad de asuntos.

Curiosamente, el Benelux ya tuvo un predecesor en el siglo XVI, con las Diecisiete Provincias que conformaban los Estados Imperiales de los Habsburgo holandeses, y que cubrían aproximadamente toda la zona de los Países Bajos, donde se sitúan en la actualidad Holanda, Bélgica y Luxemburgo.

Diecisiete Provincias

Bélgica

Bélgica es un Estado federal compuesto por tres Comunidades (la Comunidad Flamenca con 6,6 millones de habitantes, la Comunidad Francesa con 3,6 millones, y la Región-Capital de Bruselas con 1 millón). Las principales instituciones federales son el gobierno federal y el parlamento federal, y las Comunidades y Regiones también tienen sus propios órganos ejecutivos y legislativos. Las principales competencias de las Comunidades belgas, que están delimitadas según criterios lingüísticos, están referidas a la educación, la cultura, el apoyo a la juventud y ciertos aspectos de la política sanitaria, de las obras públicas, de la agricultura, del empleo, de la planificación rural y urbanística y del medio ambiente (belgium.be).

Más de 1.000 organizaciones internacionales públicas y privadas han establecido su sede en Bruselas, la capital de Bélgica, lo que incluye a las principales instituciones de la Unión Europea (UE) y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Bélgica fue uno de los seis miembros fundadores de lo que hoy es la Unión Europea.

Bélgica es un actor clave de la arena internacional, situado en el puesto 13 tanto en importaciones como en exportaciones según la Organización Mundial del Comercio (OMC). Asimismo, es uno de los países más populares entre los inversores, y atrae miles de millones de euros cada año en inversión extranjera directa. Una empresa radicada en Bélgica tiene acceso a 200 millones de consumidores en un radio de sólo 500 km, gracias a la céntrica ubicación geográfica del país y a su infraestructura logística de alta calidad, que abarca puertos marítimos y fluviales, canales, aeropuertos, redes ferroviarias y de carreteras (incluyendo autopistas). Estos sistemas de transporte se ajustan continuamente para satisfacer las necesidades de la economía. Por poner un ejemplo, el Puerto de Amberes es el segundo puerto más grande de Europa y cuenta con el mayor complejo petroquímico de Europa. Amberes es la Capital de los Diamantes, con el 80% de los diamantes en bruto del mundo y el 50% de los diamantes tallados. Tras el éxito de Bélgica hay muchos otros factores, como por ejemplo su mano de obra flexible, multilingüe y altamente cualificada, el deseo de estar cerca de los centros de decisión internacionales en Bruselas, los incentivos fiscales y financieros, los precios asequibles de los inmuebles, la legendaria hospitalidad belga y un excelente sistema de seguridad social.

Sin embargo, la diversidad regulatoria, política y cultural hace que en ocasiones sea difícil emprender actividades económicas, y ahí es donde podemos ayudarle. Ofrecemos/somos una conexión directa y de confianza a la hora de identificar las oportunidades adecuadas y marcamos el camino para presentarse de la forma correcta a las personas adecuadas.

Países Bajos

Países Bajos es un Estado relativamente pequeño: menos de la mitad del territorio de Portugal, y 12 veces menor que España. No obstante, con 17 millones de habitantes, es uno de los países con mayor densidad de población del mundo y, aun así, ocupa en la actualidad el cuarto lugar en la Unión Europea en lo que se refiere a calidad de vida.

Holanda es una democracia estable y con reconocimiento a nivel mundial por su transparencia, justicia y efectividad. Según el Banco Mundial, el gobierno holandés es uno de los más efectivos del mundo.

La economía de los Países Bajos es también una de las más competitivas del mundo, siendo Holanda el quinto mayor exportador de bienes del mundo. Países Bajos se encuentra en el sexto puesto en el último informe del Índice Global de Competitividad del Foro Económico mundial.

Países Bajos ocupa el tercer puesto del Índice Global de Innovación (IGI), por delante de países como Estados Unidos, Suiza, Reino Unido, Irlanda, Alemania, etc.

Países Bajos está a la cabeza del Cuadro Europeo de Indicadores de Innovación.

El gran número de patentes que se solicitan cada año hace evidente la capacidad de innovación, así como la presencia en Países Bajos de varios centros de I+D con fama mundial.

Holanda tiene buena representación en el campo de las patentes, ocupando el segundo lugar a nivel mundial (el primero a nivel europeo) en términos de números de solicitud de patentes por millón de habitantes.

Lo anterior hace que la industria holandesa sea un socio comercial estimulante, innovador y atractivo.

Varias empresas multinacionales con actividad en todo el mundo están radicadas en Países Bajos: AkzoNobel, ASML, Philips, Shell y Unilever. La industria holandesa comprende un gran número de empresas innovadoras y propias de la sociedad del conocimiento, con una importante reputación en todo el mundo y que llevan a cabo una parte significativa de su I+D en Holanda. La empresa holandesa Philips ocupa el primer lugar en el mundo en el campo de la solicitud de patentes.

Países Bajos es uno de los únicos tres países en el mundo con una calificación A1, que indica un riesgo muy bajo de impago por parte de empresas (Coface, 2019-2T).

El gobierno holandés estimula la constitución de nuevas empresas porque generan innovación y vitalidad económica, y porque suponen un reto para las empresas existentes y las estimulan a adaptarse y continuar innovando.

Países Bajos tiene un clima comercial excelente, una mano de obra flexible, multilingüe y bien formada, y una gran productividad laboral.

Luxemburgo

Luxemburgo es el país más pequeño del Benelux, un refugio para personas provenientes de todas partes del mundo.

Cerca del 50% de la población no tiene la nacionalidad luxemburguesa, y hay un sinnúmero de razones para ello:

Las oportunidades económicas: Luxemburgo es, sin duda, el motor de la Gran Región y un centro financiero internacionalmente confirmado en el continente europeo. Su próspera economía es una razón de peso para que muchos extranjeros vivan en el país.

Una capital europea: Junto con Bruselas y Estrasburgo, la Ciudad de Luxemburgo es una de las tres capitales europeas, donde viven y trabajan en la actualidad alrededor de 14.000 funcionarios europeos en las muchas instituciones europeas ubicadas aquí, y muchas actividades han surgido alrededor de estas instituciones.

Alta calidad de vida: Los sistemas de seguridad social y de seguro de salud del país, sus infraestructuras de alta calidad y el apoyo del gobierno a las familias han llevado a conseguir uno de los mejores niveles de calidad de vida del mundo.

Ambiente multilingüe: La comunicación es crucial cuando se junta tanta gente de todas partes del mundo. La población de Luxemburgo siempre ha sido multilingüe, con lo que para los extranjeros es fácil formar parte de una sociedad abierta y acogedora.

Fuentes:

https://luxembourg.public.lu/fr.html, https://be.brussels/ https://www.vlaanderen.be/ https://www.wallonie.be/