Cómo invertir en un mundo post-covid más endeudado, menos global y más digital.

 

Tiempos de la Corona pandemia

 Ya se ha escrito y hablado demasiado sobre la pandemia de Corona que amenazó a toda la población mundial y causó muchas víctimas.

Si no todo son tonterías y chácharas, seguramente una gran parte. En primer lugar por la OMS, los políticos, pero también por muchos científicos de verdad o pseudocientíficos, por no hablar de los profetas tramposos y algunos aspirantes futurólogos.

Por respeto a las víctimas y sus familiares, consideramos que es nuestro deber principal conmemorarlos.

Algunos hechos son ciertos.

 

  • Hoy en día, más de 1.000.000 de personas han muerto en el mundo y muchas familias están de luto.

 

  • Además, hemos podido constatar que la OMS, la ONU, la Unión Europea etc … han hecho poco o nada para dar pautas claras en cuanto a la forma de combatir el virus y que existe una total falta de solidaridad entre los países: “cada uno por sí mismo”.

 

  • A algunos países les ha ido mejor que a otros y, curiosamente la EU, con unas pocas excepciones, GB y Estados Unidos han tenido casi los peores resultados.

 

 

Globalización

Aún no está claro cómo se originó el virus y puede que lo siga siendo. Está claro sin embargo cómo se propagó. Desde que existe la cultura sedentaria, el hombre ha sido un ser social y necesita el contacto con sus compañeros de tribu. Mientras vivía en su aldea, esto se limitaba a ese pequeño grupo de aldeanos y las enfermedades transmisibles también permanecieron en el mismo círculo. Poco a poco, la gente se mudaba fuera de su pueblo a la ciudad o a otro país y debido a la globalización a todas partes del mundo.

Hoy en día la globalización ha demostrado ser defectuosa. La globalización, que fue creada en parte por la evolución de las telecomunicaciones y los millones de vuelos con viajeros que continuamente aterrizan y parten hacia los diferentes rincones de la tierra por trabajo o como turistas, ha borrado, por así decirlo, las fronteras.

Sin embargo, la globalización no solo ha contribuido al desarrollo de una epidemia a una pandemia, sino que tampoco ha sido capaz de proporcionar una solución global porque su fórmula aparentemente solo funciona en los patrones económicos y no en la salud.

 

 

Post Corona

Mientras no se encuentre la vacuna u otro medicamento adecuado, quedan incógnitas sobre el fin de la pandemia, la miseria humana y sus consecuencias económicas.

Es cierto que habrá que pagar un alto precio. Después de todo, el mundo tendrá más deuda, por lo que habrá mayor presión fiscal y probablemente más proteccionismo y menos globalización.

Esta globalización ha enriquecido a las grandes multinacionales hasta la fecha al producir productos en países de bajos salarios para consumo masivo en países más ricos.

¿Cuál es el beneficio de poder fabricar más barato en India, China o Brasil si esos países ya no pueden / no quieren vendernos en un momento determinado? ¿Quién quiere depender de un proveedor extranjero de una vacuna, quien suministrará primero a sus compatriotas o países amigos?

Quizás sea mejor volver a fabricar aquí y comprar un poco menos si es necesario.

 

Nuevas tendencias, oportunidades

Por supuesto, habrá cambios, ajustes o aceleración de tendencias existentes en la forma de vivir y trabajar. Teletrabajo, trabajo a domicilio, comercio electrónico, arquitectura adaptada para mejorar la calidad de vida en las ciudades y viviendas en caso de un nuevo confinamiento y tantas otras cosas: por ejemplo, una gran parte de la nueva generación quiere o necesita ser más móvil y habrá cada vez más personas alquilando o compartiendo casas o coches en lugar de comprar.

Que poco importe comprar o alquilar, la vida económica e industrial debe continuar, los servicios de saneamiento y atención deben mejorarse, el turismo seguirá existiendo pero hay que idear nuevas fórmulas y la pandemia ojalá nos anime más para reflexionar sobre los retos de nuestra salud, pero también los de nuestro planeta.

Hay muchas más cosas que podemos citar, pero esto es material suficiente para demostrar que si se producen cambios, también debe haber ingenio por parte de los actores económicos, y deben repensar o inventar los modelos y algoritmos clásicos existentes.

Nosotros, como businessclusters, creemos en ello y esperamos poder ayudar y ayudar a otros que quieran aprovechar estos tiempos para sacar oportunidades inventivas / innovadoras.

 

Mantengamos el ánimo y la ilusión en ello

 

Rik de ridder Octubre 2020